“ACCIONES AFIRMATIVAS” PARA LOS AFRODECENDIENTES

LO QUE NO DIJO LA PRENSA DE LA PROPUESTA

Como ya es conocido por muchos lectores críticos, la mala costumbre de la prensa nacional de “sensacionalizar” sus reportajes, los inhibe de hacer un trabajo periodístico serio, veraz y medianamente digno para su publico lector, razón por la cual, los que estamos interesados en que se conozcan los verdaderos argumentos, alcances e impacto de las noticias que nos interesan, tenemos que hacer un increíble esfuerzo y convertirnos de la noche a la mañana en “reporteros” improvisados y junto con la complicidad/facilidad que nos brindan las nuevas tecnologías, informar la realidad, a todo aquel que este hambriento de las nuevas y buenas noticias.

En este caso, el periódico digital CR hoy, el dia 8 de diciembre de los corrientes publicó una nota http://Plan obligaría a sector público a emplear afrodescendientes  – y lo llamo adrede nota porque esta muy lejos de ser un reportaje – sobre el proyecto de ley que impulsa la Lic. y Diputada Maureen Clark en la Asamblea Legislativa, con el cual se pretende que algunas acciones afirmativas a favor de la población nacional, de minoría afrodecendientes, sean considerados Ley de la República.

Infortunadamente el diario dedica todo su esfuerzo y énfasis en destacar la parte del proyecto, que al sacarlo del contexto real, provocó una reacción adversa a la noticia de los lectores como se puede comprobar, al leer la gran mayoría de comentarios de quienes siguieron la publicación.

Si de verdad hubieran tenido un mínimo de interés por informar, oportuna y transparentemente, entonces lo mas fácil hubiese sido leer el proyecto de forma critica y analítica, así como también, hacerle la respectiva entrevista a la Diputada Clark con el fin de evacuar cualquier duda o malentendido que pudieran tener resultado de su investigación, pero no, lo mas fácil fue salirse por la tangente y hacer lo que mejor hacen, reportajes malos y muy por debajo de lo que exige la ética profesional.

Así las cosas no queda mas, que personas interesadas en el tema como este servidor hagamos los esfuerzos necesarios por presentar de la manera mas objetiva posible los pormenores de este proyecto, con el fin de que, quienes me honran con su lectura se hagan una opinión lo mas informada posible de alcance e impacto de esta importante iniciativa.

Sin embargo, antes de entrar de lleno al análisis del borrador del proyecto, debemos reconocer las razones por las cuales se impulsan acciones como estas en el espectro legislativo nacional. Si bien es cierto que Costa Rica ha hecho significativos avances en temas de índole étnicos-raciales, tampoco deja de ser cierto que estos han sido pocos, lentos e insuficientes para erradicar el racismo estructural, la desigualdad socioeconomica y la exclusión social y política que todavia hoy día, pervive en nuestra sociedad costarricense en contra de las poblaciones étnica minoritarias, entre los cuales evidentemente se encuentra los afrodescendientes.

Según la publicación de las Naciones Unidad titulado “Afrodescendientes en América Latina y el Caribe: del reconocimiento estadístico a la realización de derechos” lo anterior esta demostrado y basado en estudios hechos por reconocidas instituciones multilaterales que concluyen en lo siguiente:

Los más recientes estudios de la CEPAL, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras agencias multilaterales presentan un panorama desalentador de la afrodescendencia en América Latina, en cuanto a logros sociales y a la satisfacción de derechos económicos, sociales y culturales. Investigaciones específicas como las de Rangel (2006) y Antón y Minda (2008) demuestran con indicadores sociales que entre afrodescendientes y no afrodescendientes existen enormes brechas, que impiden que los primeros alcancen las Metas y los Objetivos del Milenio.

Dado este panorama, se concluye que la pobreza, la desigualdad socioeconómica y la exclusión social y política constituyen desafíos que los Estados deben superar. (el resaltado y subrayado no es del original)

Así las cosas, no se puede ni se debe sub dimensionar los objetivos que se pretenden obtener con iniciativas como las que impulsa la Lic. Maureen, pues claramente y por experiencia propia, ella y muchos otros miembros de la población afrodescendiente hemos experimentado, una o varias veces, en carne propia esas mismas brechas que se señalan en estudios científicos como los mencionados anteriormente. Pero mas importante aun, son pendientes impostergables que muchos países, incluido el nuestro tienen con sus poblaciones afrodescendientes.

Pero volviendo al tema que nos atañe, “Acciones Afirmativas” es mucho mas que exigir cuotas de puestos en las instituciones publicas, todavia mas, puedo afirmar sin duda alguna, que es lo menos importante de la ley. Sin embargo, para aclara y despejar de toda polémica este punto hay que contextualizar lo que realmente se busca, estipula y requiere con esta normativa, que textualmente se lee de la siguiente forma:

ARTÍCULO 3.-Acción afirmativa para empleo

Toda institución pública está obligada a destinar al menos un siete por ciento (7%) de los puestos de trabajo vacantes al año, para ser ocupados por personas afrodescendientes, siempre que estas cumplan los requisitos legales y constitucionales para acceder a ellos.

Para nombrar en esas plazas a personas no afrodescendientes deberá documentarse de forma fehaciente que en el respectivo proceso de reclutamiento y selección se divulgó el porcentaje y que no hubo participación de personas afrodescendientes o que las participantes no cumplen los requisitos exigidos para el puesto.

Esta medida se aplicará por un plazo de diez años, contados a partir de la entrada en vigencia de la ley.

Si analizamos el articulado de manera objetiva podemos constatar que si bien se hace una propuesta donde se exige una cuota porcentual temporal en el reclutamiento y contratación de personas afrodescendientes, en ninguna parte se pide que se eximan a estos de los requisitos legales y constitucionales que se requiere para ocupar estos puestos, sino mas bien se destaca su importancia. Pero no obstante, en la nota el periodista da a entender como que dichos requisitos son dispensables para los miembros de la población afrodescendiente que quieran optar por el puesto, lo cual reitero, es torcidamente manipulado por el reportero.

Este tipo de redacción y énfasis que se le da a este punto particular, es lo que creó -y con toda la razón- una andanada de comentarios adversos contra el proyecto. Pero si se profundiza un poco mas y nos centramos con lo que considero, es la crema y nata de esta iniciativa seria el elemento educacional denominado como “etnoeducacion” que se plantea en el articulo numero 5 de la propuesta.

ARTÍCULO 5.-  Los programas educativos de la educación primaria y secundaria deben incorporar expresamente, en sus temarios, el estudio sobre el legado de las personas afrodescendientes en Costa Rica en la conformación de la nación y en las diversas expresiones culturales; así como promover un enfoque histórico comprensivo y realista que promueva la investigación sobre el pasado de esclavitud y estigmatización de la que ha sido objeto la población afrodescendiente.  Corresponde al Consejo Superior de Educación hacer cumplir esta acción afirmativa en cada curso lectivo.

Si este objetivo se cumple y ejecuta de la manera que esta prevista en la visión de la legisladora la cual justifica sus argumentos sobre las siguientes bases:

La Etnoeducación

La Etnoeducación debe entenderse como la educación en los valores de la etnicidad nacional, teniendo en cuenta que nuestra identidad cultural es el sincretismo o mestizaje de tres grandes raíces: la africanidad, la indigenidad y la hispanidad.[1] “El grupo étnico es un nosotros, es formación social histórica, tiene un patrimonio cultural tangible e intangible y una matriz cultural que le da identidad colectiva”[2]. Alain Touraine, en relación al concepto de etnicidad señala:

“La etnicidad, en efecto, es la afirmación de una cultura interiorizada por individuos que viven en una sociedad moderna, es decir, que reconocen la importancia de la organización económica y administrativa. Estas dos orientaciones, la etnicidad y el comunitarismo, parecen a menudo cercanas una a otra, pero no hay que confundirlas.”[3]

Entonces, y me atrevo a decir que de instaurarse una adecuada y asertiva etnoeducacion es casi seguro de afirmar que en menos de 10 años, las otras acciones dejarían de tener importancia, pues ese racismo y discriminación estructural del cual hablamos en los párrafos anteriores cesarían de nutrirse de la histórica ignorancia y apatía étnica-racial que ha consumido a nuestra sociedad desde su existencia, para darle paso a una nueva Costa Rica etnicamente mas justa, equitativa e inclusiva.

Costa Rica, no puede darse el lujo de repetir errores del pasado, ya que, antes existían las famosas “English School (Pequeñas instituciones académicas bilingues, autóctonas de la comunidad afrodescendiente)” distribuidas por todo Limón, que de alguna u otra forma cumplían con este mismo objetivo que se pretende con la etnoeducacion, pero a un nivel micro; los cuales, por falta de visión, para no decir, que por el racismo estructural de los lideres políticos, quienes al desconocerles los derechos humanos como grupo etnico a la comunidad afro de la época, ordenaron el cierre de todos estos centros educativos, desperdiciando así, una valiosa oportunidad de reproducir la misma en una escala macro y esparcir la cultura afrodescendiente a nivel nacional.

Si alguien no cree en la educación, el respecto a la diversidad étnica, social y cultural, entonces obviamente va estar en contra de un proyecto como este, pero esas posiciones, solamente los aleja mas de la única solución que esta mas acorde con el respeto integro de los derechos humanos de todos los miembros que conviven en una sociedad sin importar su condición étnica, así como también, es la mas sensata y razonable para resolver de una vez por todas los problemas sociales como la que enfrentamos actualmente como sociedad.

 “si no eres parte de la solución, eres parte del problema”.

 

[1] La Etnoeducación y los Estudios Afrocolombianos en el Sistema Escolar.  http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/sociologia/cimarron/cimarron0.htm
[2] Bravo Molina, Carlos. Etnia y etnicidad: dos categorías en construcción. Revista de Ciencias Humanas. N° 25. Colombia.
[3] Ibídem.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *